La presión hospitalaria se agrava