El ozono en estos momentos no se contempla como una alternativa segura y eficaz para pacientes afectos de COVID 19